• La última victoria de Senna
    Ayrton Senna.

    FóRMULA 1

    La última victoria de Senna

    Se cumplen 26 a?os de la muerte del mito brasile?o. Retrospectiva de su 41o triunfo en la F1, el que sirvió para desbancar a Ferrari, y la tragedia de ímola en 1994.

    Entre las leyendas de la Fórmula 1 moderna, en color, que nunca han pilotado para Ferrari se destacan Lewis Hamilton y Ayrton Senna. El británico aún tiene tiempo, aunque parezca improbable, y el brasile?o tuvo posibilidades. Montezemolo reconocía recientemente un encuentro en ímola 1994, días antes del fatal accidente del que hoy se cumplen 26 a?os, pero mucho tiempo antes el propio Ayrton había flirteado con Enzo en Maranello. "Fui a matar las ganas de pilotar en Fiorano un Testarossa", confesaría después, aunque utilizó la visita, en 1987, para mosquear a la vez a Honda, Lotus y McLaren: "Fue cortesía, pero ellos no lo saben".

    Ayrton Senna.
    Ampliar

    Ayrton Senna.

    "En la F1 basta con ir a comer con alguien de otro equipo o patrocinador para despertar rumores. Aquella visita aceleró muchas cosas". Lo revela el libro '25 historias desconocidas de Senna’, publicado en 2019 (Motorpress) por el periodista espa?ol José María Rubio y su colega brasile?o Lemyr Martins, dos cercanos al séquito del mito de Sao Paulo. Y aunque la tensión entre piloto y ‘Scuderia’ nunca llegaría a resolverse, estuvo presente durante toda su carrera. Sin ir más lejos, instantes antes de su última victoria en la Fórmula 1, su team manager le recordaba con un marcador, ‘103-103’, que tenía la oportunidad de desequilibrar a favor la cuenta de triunfos entre McLaren y Ferrari.

    Fue en Australia 1993, en Adelaida, el 7 de noviembre, y lo recuerda el mexicano Jo Ramíez: "Tal vez la carrera más emotiva de mi vida. Ayrton marcó la pole, que era la primera con un motor Ford desde hacía más de 10 a?os. Alain Prost (en Williams-Renault) se retiraba de la competición, era la última carrera de Senna con McLaren. Estaba inmóvil en el monoplaza". Senna salió desde la pole y lideró casi toda la prueba, apenas cedió la cabeza cinco vueltas entre paradas en boxes y dobló a todos los que no acabaron en el podio (completado por Prost y Damon Hill), entre ellos los Ferrari de Alesi y Berger.

    Su última victoria permitió a McLaren adelantar en el histórico a Ferrari

    Prost y Senna, en el podio de Adelaida 1993.

    Prost y Senna, en el podio de Adelaida 1993.

    "Ayrton ganó la carrera, se abrazó con Prost en el podio y McLaren fue el equipo con más victorias en los grandes premios. Esa noche Tina Turner daba un concierto en Adelaida y tomó a Ayrton del brazo subiéndolo al escenario y cantando 'Simply the Best’. El público enloqueció con aplausos. Si alguna vez en la historia se ha cantado una canción en el momento justo, fue ese día", reflexiona Ramírez. Senna fue después a Williams porque quería ganar con el coche de su gran rival francés e igualar sus cuatro títulos.

    Aquella sería su 41a y última victoria en la Fórmula 1. Sumó también 65 poles, 80 podios y 19 vueltas rápidas en 161 grandes premios repartidos entre Toleman, Lotus, McLaren y la firma de Grove. La estadística quiso que su último triunfo, meses antes del fatídico GP de San Marino de 1994, sirviese para desbancar a Ferrari como equipo más laureado (algo que se corregiría a?os más tarde, durante la era Schumacher). La leyenda de Senna nunca se encontró con la del cavallino rampante, aunque ahora se sabe que estuvieron cerca de cruzarse en más de una ocasión.

    "15 cm arriba o abajo y Senna habría vuelto andando"

    1 de mayo. Desde hace 26 a?os, este día no es una fecha cualquiera para los aficionados y pilotos del Mundial de Fórmula 1, a pesar de que, por ejemplo, muchas de las actuales grandes figuras de la parrilla del 'Gran Circo', como Carlos Sainz, Lando Norris, Max Verstappen o Charles Leclerc, aún ni habían nacido.

    Esta data, en el circuito de Imola, tuvo lugar el Gran Premio de San Marino 1994, la aciaga prueba donde Ayrton Senna perdió la vida tras perder el control de su Williams FW16 en su séptimo paso por la curva de Tamburello, un virulento impacto a más de 200 kilómetros por hora que hizo que la barra de la suspensión del monoplaza le atravesase la visera de su ilustre casco amarillo, provocándole una lesión cerebral mortal.

    El Williams FW16 de Senna, después del fatídico accidente en ímola.
    Ampliar

    El Williams FW16 de Senna, después del fatídico accidente en ímola.

    "Le sacamos del habitáculo, le quitamos el casco y le hicimos una traqueotomia. Por sus respuestas neurológicas, vi que era una lesión cerebral mortal. Entonces, suspiró. Y su cuerpo se relajó. Ese fue el momento, y no soy religioso, en que pensé que su espíritu había salido de su cuerpo. Tuvo mala suerte. No tenía ni un hueso roto, ni un moratón. Si la barra de suspensión le hubiera golpeado 15 centímetros arriba o abajo, hubiera vuelto andando al paddock", recuerda Sid Watkins, el médico que atendió al tricampeón sobre el asfalto del trazado italiano, en el documental 'Senna'.

    Watkins, el médico de los pilotos, asegura que aquella carrera Senna estaba más tenso de lo normal, como si sintiese que cada acontecimiento que sucedió aquel fin de semana al sureste de Bolonia (accidentes de Rubens Barrichello y Roland Ratzenberger durante los entrenamientos libres) fuese una premonición de lo que le sucedería el domingo. "?Por qué no nos retiramos y nos vamos a pescar?", le comenté tras observar su inmensa tristeza por la muerte de Ratzenberger durante la sesión de clasificación. "No puedo retirarme", me respondió antes de refugiarse en su motorhome.

    "Dios te dona el mayor de los presentes, que es el propio Dios". Este fue el pasaje de la biblia que Ayrton leyó la ma?ana del 1 de mayo antes de subirse, por tercera y última vez, al coche fabricado en el área de Tophill. "No quería correr", rememora Reginaldo Leme, un periodista brasile?o encargado de cubrir el campeonato. Sin embargo, algo le empujó a su destino. "Sólo teníamos salud y un poco de alegría. Ahora la alegría se fue", declaró, entre lágrimas, uno de los miles de aficionados que se acercaron a despedir al tricampeón el día de su entierro en Brasil.

    Hay momentos que marcan una vida. Momentos en los cuales nada volverá a ser igual. Como si el tiempo se dividise en dos partes. Hoy, más de dos décadas después, se puede seguir diciendo que no existe mejor frase para resumir la tragedia que cada 1 de mayo sigue maldiciendo todo el Mundial de Fórmula 1.

    Back to top
    现金捕鱼游戏下载